jueves, 15 de marzo de 2007

ANÉCDOTAS

Si tu eres egresado del Instituto Tecnológico de Aguascalientes, puedes enviarnos a través de "comentarios" alguna anécdota que creas interesante. La idea es publicar un libro de anécdotas de todas las generaciones de nuestra institución, no importa la carrera de la cual hayas egresado.

También puedes enviar fotografías para publicarlas en este Blog, pero las tienes que enviar a la siguiente dirección shromopicazo@gmail.com después las publicaremos. De antemano te damos las gracias por tu cooperación. Pasa la voz con tus compañeros.

3 comentarios:

ITA40 dijo...

Me da mucho gusto que tengamos este foro para poder platicar un poco sobre las numerosas vivencias que tuvimos durante nuestra estancia en esa gloriosa institución.
Recuerdo una en especial. Sucedió en algún día del ya muy lejano 1968. La primera generación estaba conformada por un grupo muy heterogéneo. Había compañeros muy jóvenes y otros ya muy grandes, quizás cerca de los 30 años, si no es que más. Pero como en todos los grupos, siempre hay uno o más líderes que generalmente mueven al grupo hacia donde quieren. Ese día uno de ellos no deseaba clase, por lo que se le "ocurrió" cerrar la puerta del aula (supuestamente con llave), justo cuando llegaba el maestro. Éste trato de entrar y todos le decíamos que estaba cerrada, por lo que no le quedaría otra alternativa que dar la clase en el pasto frente al aula. Se negó rotundamente a hacerlo de esa forma.
Uno de los compañeros le sugirió que bien se podrían quitar los vidrios de la ventana, cosa que era fácil. Una vez más se opuso, pero tal fue la presión del grupo que terminó por aceptar. Diligentemente el líder empezó a quitar los vidrios y en cuanto lo logró invitó al maestro a pasar brincando la ventan sin vidrios. Todavía hubo un pequeño titubeo, pero al fin lo hizo. Brincó la ventana. En cuanto la brincó, rápidamente el líder abrió la puerta para que todos los alumnos pasáramos por ella.
Al darse cuenta de la situación, el Ingeniero (omito su nombre), exclamó vehementemente !Ya no lo volveré a hacer! Lo que arrancó las carcajadas del grupo.

Anónimo dijo...

Quienes fuimos alumnos fundadores quizás recordemos un hecho que nos hace reír aún después de tantos años. Se trata de cuando el Instituto nos entregó las primeras CREDENCIALES que nos acreditaba como alumnos de esta institución. sin embargo, todavía no acababan de entregarlas cuando, sin mayor explicación, nos las recogieron.
Algunos sí nos dimos cuenta, decía:
El INSTITUTO TEGNOLOGICO DE AGUASCALIENTES..., probablemente el impresor nunca había escuchado eso de TECNOLÓGICO.
No sé si alguien de aquellos primeros alumnos conservó esa "joya".

Anónimo dijo...

Me gustaría compartir con ustedes una anécdota que ocurrió durante una clase de inglés, en la que se muestra que quienes formamos parte de la primera generación del bachillerato técnico teníamos diferentes actitudes.
En particular en el grupo al que me refiero había compañeros con un sentido del humor demasiado "subido de tono" que a la mayoría nos hacían blanco de sus bromas, algunas no muy inocentes. Los maestros no eran la excepción.
El maestro que impartía la materia de inglés era una persona de edad avanzada a la que le faltaba capacidad para mantener al grupo en orden, quizás porque no lograba motivarnos en el aprendizaje de ese idioma.
El resultado de esta incapacidad era que fácilmente nos distraíamos y aquellos inquietos por naturaleza siempre buscaban cómo hacer desatinar al maestro Mr. Netch.
Cierto día se pusieron de acuerdo varios en llevar algunas piedras que recogieron de la Av. López Mateos que todavía estaba en pavimentación. Ya imaginarán para qué querían esas piedras.
Empezó Mr. Netch. su clase sobre los comparativos, (ya saben young, younger...) y apenas volteaba al pizarrón cuando sonaba una pedrada en él. Indignado se volteaba hacia el grupo y todos aparenta tomar notas, todos parecíamos ser los alumnos más atentos que hubiese tenido.
Mal volteaba a escribir en el pizarrón cuando de nueva cuenta una piedra golpeaba el pizarrón, a tal grado que empezaron a golpear con mayor fuerza y frecuencia. Ante el festejo ruidoso de los que no tirábamos piedras (tanto peca el que mata la vaca como el que le estira la pata).
Pero el gozo se fue al pozo ya que en esos momentos pasaba el Ing. José Luis Hernández Osuna, director del plantel, e inmediatamente entró al salón, dándonos una tremenda regañada y tratando de indagar quién o quiénes habían sido los del tremendo alboroto.
Descubrió a Enrique Alonso, si mal no recuerdo, quien traía en su mano varias piedras e inmediatamente le dijo que estaba expulsado en forma definitiva. Sin embargo, el resto de los que habían tirado piedras se solidarizaron con Enrique y levantaron la mano para decir que también ellos habían participado y que no era justo que sólo a Enrique se le aplicara el reglamento.
Acompañaron al Director, además de Enrique, Norberto, Bedoy, David, y otros que no recuerdo, pero atrás de ellos íbamos el resto del grupo pidiendo clemencia para los "bromistas". Después de arduas negociaciones se logró que solamente los castigaran una semana.
Yo me dedico a la docencia y me imagino cómo me habría comportado si un grupo me hiciera ese tipo de bromas, probablemente no lo hubiera soportado. ¿Ustedes qué opinan al respecto?

Escudo del Instituto Tecnológico de Aguascalientes

Escudo del Instituto Tecnológico de Aguascalientes
Escudo modificado

Acerca de mí

Mi foto
Aguascalientes, Aguascalientes, Mexico